Benvinguts al nostre Blog

NO a las aliñaderas

748940

Querido Carvalho

Sé que me has llamado muchas veces. Estoy un poco fuera de juego. En parte por la pequeña resaca tras las fiestas de Navidad, que como bien sabes siempre me han gustado.

Este año, aún más. Hemos recuperado la salud en la familia, y recibí una felicitación que tardó dos años en llegar (y no por culpa de correos), un amor de estos que matan y por eso nunca mueren, y por el nuevo teléfono móvil, que por esto de ser táctil, hace que mis abultados dedos pulsen teclas que no deben.

Por cierto, muchísimas gracias por el jamón que me mandaste, la pieza de doblao y el queso con trufa… ¡Vaya amigos tienes! Me lo zampé con un vino de la DO Conca de Barberà, de nuestro querido amigo Vega. Sí, José Vega, insiste en hacer buenos vinos, qué se le va hacer… Ya sabes que es muy suyo y cabezón, y cada año se empeña en hacer mejor el vino… Y lo consigue. El día que lo descubran, nos deja sin vino, pues se lo quitaran antes de embotellar.

A lo nuestro Carvalho. Me pides ayuda, para escribir un artículo en una revista especializada… ¿Tu? ¡Pero si eres un campeón! Ah, ¿que de esto del aceite no entiendes? Puede ser. Creo que a estas alturas yo tampoco entiendo de nada.

Me pides opinión sobre la nueva Ley del Gobierno del Reino de España (anda que no son faroleros esos tíos) sobre los envases del aceite en las mesas.

Pues qué quieres que te diga. En principio, y bien que tú lo sabes,, soy un gran defensor de la botella de aceite con etiqueta –aceite de marca-  en la mesa, pero después de leer la Ley, tengo dudas, ¡que no es lo mismo que dudar!

Fíjate, la Ley dice que hay que poner en la mesa envases etiquetados y provistos de un sistema de apertura que pierda su integridad tras su primera utilización.

Bueno, vamos a leer…

Etiquetados: Correcto

Provistos de sistema de apertura: Será un tapón, entiendo

Que pierda su integridad (¿quién fue el primero que la perdió?) al abrir una botella, si la cerramos con el mismo sistema (tapón + tubo retráctil),  recupera su integridad… Y podemos volver a usarla. Digo yo.

Martí, pues vaya la que se está liando…

Sí, amigo Carvalho, el sector de la restauración está que arde.

Pues no me extraña.

¡Ah! Y lo más interesante, dice este gobierno, que es para un firme compromiso  con el sector de los aceites de oliva… y del aceite de orujo de oliva.

Martí, nunca aprenderás. Una vez más eres un cazador, cazado.

Fíjate Carvalho, curiosamente se regula el aceite en la mesa, cuyo consumo es poco, y se olvidaron de regular el que se utiliza en la cocina, pues vaya. Tiene gracia, o es una duda mía.

Puede que en la mesa me pongan un Virgen Extra para la ensalada, y me frían unos huevos o unos calamares con aceite de mezclas de semillas. Dios, líbrame de estos amigos que de mis enemigos ya lo hago yo. No sé que les contarás a tus lectores, pero andamos una vez más en parte de lo absurdo.

Estoy de acuerdo, que en la mesa figuren botellas etiquetadas con el compromiso de una marca y el compromiso del propietario del local, pero sabes… Me sabe a poco. Sí Carvalho, a poco.

Espero que no pase como con los licores, Martí.

¿Y qué paso Carvalho?

Pues que antaño, – recuerda que soy mayor que tú-  se regularon las ventas de licores  para que no hubiese licor de garrafón en las botellas, y el propio sector se inventó una maquinita para rellenar los tapones que habían perdido su integridad.

¿No? No me lo puedo creer… ¿En este reino? No puedo creerlo, estás de broma. Esperemos que estas denominaciones protegidas, que tanto protegen, no sean las primeras en el I+D de rellenado. Carvalho, no seas mal pensado. Una denominación protegida, está para proteger, digo yo.

Martí, si te acuerdas hace unas campañas incluso regalaron botellas –bastantes unidades- con denominación protegida al sector HORECA, y lo hicieron según me cuentan para reforzar los hábitos de consumo de aceite en las mesas de los restaurantes. Fruto de esta acción, quizá nació esta ley. Todo coincide. También tenían un precio mínimo de venta, y cualquier excusa era buena para dar precios por debajo de coste. Pues eso, Martí, eso.

Vaya Carvalho, disparas con bala. Por cierto, tú que eres hombre viajado Carvalho ¿en Italia se ha regulado el aceite en las mesas?

Que yo sepa no. Allí siempre he visto botellas de aceite de marca en las mesas. Desconozco el motivo e incluso cocinan con aceite virgen extra, quizás es por tradición. Puede que la ley sea de gran antigüedad….

Puede. ¿No será por tener más cultura Gastronómica? No, seguro que no. Son poco dados a la gastronomía, parece que todo lo compran fuera. Ya ves, siempre discutiendo contigo.

Pues sí. En conclusión, amigo… Botellas de marca en las mesas, que el que apuesta por una marca se juegue su prestigio y buen saber hacer. Pero por encima de todo, cultura amigo Martí, cultura. En este caso, gastronómica. A más cultura menos leyes. Hay que comer y devorar cultura y así alejaremos a malas hierbas y pelajes de todo tipo.

Ya sabes, el que no puede, o no sabe, debe legislar, – a veces imponer, en nombre de la razón-  así nada ni nadie se les escapa. Martí, continua haciendo buenos productos y pedagogía de lo bueno, justo y limpio. Es lo máximo que un productor puede y debe hacer, lo demás llegará.

Alguna duda más tengo amigo Carvalho.

Dime.

¿Qué día nos pegamos un homenaje?

 

Font de la imatge: http://agropres.files.wordpress.com/2013/02/748940.jpg

No Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *