Welcome to our Blog

Una de Madrid, Carvalho

PORTADA-LIBRO-SPB0214576-MAX

Querido amigo Carvalho.

Lejos estás, pero como me pediste, estas son mis horas en Madrid.

No te encontré en falta. Aprovechando mi estancia en Madrid, dedique la mañana del domingo – templado por ser invierno – a visitar museos. El Centro Reina Sofía y el Thyssen. 8 horas entre arte. Qué bien me sentó. Ya sé que tú estás por encima de lo que se expone, pero chico rodeado de arte me inspiro y ahora necesito inspiración. Estoy con nuevos productos – aceites virgen extra Oleum Flumen – y cualquier pincelada de color me estimula.

Aproveche para visitar Madrid Fusión. En esta edición nuestro amigo Jordi Mas de Mas Gourmets hizo de anfitrión en su delicado stand. Una grata simulación de sus tiendas y un pequeño homenaje a su propuesta de buen embutido en el mercado de San Miguel.

¿Sabes quien estuvo con nosotros tomando un rico jamón? Mr. Gerry Dawes – Premio Nacional de Gastronomía 2003-.

Fíjate que ruta….  De pura envidia. Del mercado de la Boqueria con Juli Soler -al que aprovecho para dar un fuerte y cariñoso abrazo-, a casa Lucio, Mercado de San Miguel y no te cuento más, para no ponerte los dientes largos.

Encontré a viejos y queridos amigos – en este caso amiga – Rosa Torres, que hacía y no te miento mas de 8 años que no nos veíamos. Simpática y agradable como siempre.

Terminé con Jordi Mas, tomando unas cervezas – invitación de esta cervecera tan madrileña – y preparando un buen bocadillo de pan con tomate, jamón y aceite Oleum Flumen, que como bien sabes es marca de nuestra casa.

No creas que me olvide de mis deberes. Mi admirado Vázquez Montalbán que bien conoces, siempre decía que comer bien o mal no es un problema de dinero, sino de cultura .Comer o no comer sí que es un problema de dinero. ¿Te acuerdas…?

Pues fíjate lo que te cuento.

Mediodía. El Brillante (el mejor bocata de calamares de Madrid)

Un plato de calamares y una cerveza, 23 euros.

Bueno, calamares es un decir. Una especie de goma elástica con un rebozado – por decir algo- y una cerveza fría. Y nada más. Miento, una bolsa de cacahuetes. Creo que el camarero sabía de la falta de complemento. En mi mesa vecina unos navarros que hacían números del coste de una copa de vino tinto. Cultura ZERO.

Prosigamos. Tarde

Visito la apuesta de tapas de Paco Roncero en Estado Puro.

Corte de Foie

Bravas

Pie de cerdo con tiras de calamar

Croqueta de jamón

Dos cañas y copa de vino, 21euros.

No me digas Carvalho, que lo del Brillante no se queda corto. Un brillante, me lo callo

Prosigamos con nuestra ruta de comer bien o comer mal.

Chueca

Visita en el mercado de San Antón. Me gusto la propuesta. No comí, pues tenía cena de compromiso – donde nunca escoges ni lugar ni menú, con lo cual la sorpresa está servida.

Dirigiendo mis pasos por las callejuelas de este barrio, me tropiezo con la Taberna La Carmencita. Tú me hablaste de ella. Creo recordar que es la segunda taberna más vieja de Madrid…

No me resistí. Los martes llega el producto de Santander, y era martes. No dudé. La cena de compromiso podía esperar como así fue.

Qué local, Carvalho. Para ir acompañado de  estas amigas que tenemos y que a veces nos acompañan  (en este caso mi acompañante se quedo en Barcelona. Aún no tiene permiso pero sí deseo. Puede que os presente, te gustará. Una gran mujer).

Dispóngame de unas anchoas, ¿puede ser? ¿Estarán ricas?

“Señor está Ud. en el sitio ideal…”

Pues no se hable más, dije, media ración.

Y siguiendo esta sana costumbre de decir, ¿y Ud. qué me aconseja?

Y entonces sale el profesional y dice la gran frase

“¿Cómo va de hambre caballero?

A Dios gracias siempre bien, respondí.

“Pues se tercia unas rabas frescas rebozadas…”

Que vengan, le digo. No se entretenga, hombre de Dios.

¡Qué rabas, qué fritura…!

En fin, media ración de rabas, media de anchoas, degustación de queso seco y dos vinos blancos, 22 euros.

Comer bien o mal es un problema de cultura, definitivamente.

Por cierto te mande como cada año unas botellas de Oleum Flumen NINOU, de Finca y Premium, cuando regreses de tus andaduras me cuentas.

Destino a Barcelona, con ganas de recogerme en la finca, ya sabes que como tu, cada vez más añoro el regreso…

Un abrazo amigo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *